lunes, 15 julio 2024

Después de 50 años desde que el ser humano dejó de ir a la Luna, una nave espacial ha hecho historia tras posarse en la superficie lunar el pasado 22 de febrero. Odysseus, es el módulo de aterrizaje lunar de clase Nova-C de la empresa norteamericana Intuitive Machines, la primera empresa privada que alcanza este hito. El lanzamiento se produjo el 15 de febrero desde Florida, a bordo de un cohete Falcon 9.

Sin embargo, no todo fue a la perfección. Un problema en el equipo de navegación provocó un descenso más rápido de lo esperado y la nave no está en la posición esperada ya que se rompió una pata con el impacto. No obstante, los equipos y las cargas útiles han logrado enviar información a la Tierra.
El alunizaje se produjo en el polo sur, una región de perpetua oscuridad de gran interés, después de detectarse agua helada”
El alunizaje se produjo en el polo sur, una región de perpetua oscuridad de gran interés, después de detectarse agua helada. Ese hielo podría ser utilizado en el futuro por astronautas para beber, para oxígeno e incluso combustible para vehículos espaciales.
La nave Nova-C llevaba 12 cargas útiles, seis de la NASA (para hacer observaciones por radio de la superficie, un lidar doppler de navegación para detección precisa de velocidad y alcance, cámaras estéreo para estudios de la superficie del penacho lunar, un demostrador de navegación y un medidor de la masa de radiofrecuencia) y seis comerciales (de Columbia Sportswear, que envía la tecnología OmniHeat Infinity para proteger al módulo de las temperaturas extremas del Espacio exterior; EmbryRiddle con EagleCam, un sistema de cámara para capturar la primera imagen en tercera persona del mundo de una nave espacial realizando un aterrizaje extraterrestre; el escultor Jeff Koons aportó 125 miniaturas de acero inoxidable de las fases lunares; los instrumentos de ILO-X tienen como objetivo capturar algunas de las primeras imágenes del centro de la Vía Láctea; Lunaprise contiene información de la Tierra, como mensajes de texto o imagen; y Lonestar tiene como misión enviar centros de datos con cada vez mayor capacidad a la Luna para satisfacer las necesidades de sus clientes).
A pesar de la accidentada misión y otras misiones privadas que intentaron hacer alunizajes, sin éxito (de Japón, Israel y Estados Unidos), Odysseus marca el inicio del futuro de la economía lunar y el mercado cislunar.
Share.

Comments are closed.

Contacte con nosotros

Suscríbase a nuestra Newsletter