jueves, 22 febrero 2024

El doctor Aschbacher desempeña en la actualidad los cargos de director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA y director de ESRIN, el centro de la ESA para la observación de la Tierra cerca de Roma. 

Nacido en Austria, el doctor Aschbacher estudió en la Universidad de Innsbruck., donde obtuvo un máster y se doctoró en Ciencias Naturales. Atesora más de tres décadas de experiencia en organizaciones internacionales, incluyendo la ESA, la Comisión Europea, la Agencia Espacial Austriaca y el Instituto Asiático de Tecnología. 

Director general de la ESA

Hace tres años, era difícilmente concebible que el mundo sufriera los desastres de una pandemia global y que uno de nuestros socios en actividades espaciales cometiera una agresión contra un estado soberano. La crisis del Covid-19 puso de manifiesto la vital importancia de las infraestructuras de red críticas y la guerra de Ucrania está revelando ahora la fragilidad de nuestras dependencias, afectando a varios dominios que son clave para la autonomía estratégica de Europa.
Al mismo tiempo, mientras presenciamos los primeros días de un renacimiento espacial, el sector espacial europeo es indispensable para abordar algunos de los desafíos más apremiantes de nuestro tiempo, como comprender el cambio climático y sus efectos, comunicar de manera confiable y segura, evaluar riesgos y amenazas… mientras se estimula la innovación tecnológica y los avances científicos.
A medida que se transforma el sector espacial, los gobiernos y los formuladores de políticas desempeñan un papel importante para permitir la transición y, al mismo tiempo, fomentar la innovación y el espíritu empresarial.
Para aprovechar todos los beneficios de las actividades espaciales actuales y futuras y garantizar un crecimiento sostenible y equitativo, las acciones políticas y las inversiones son fundamentales. Si España espera mantener su competitividad, necesita crear un mecanismo que permita el florecimiento de tecnologías críticas. De lo contrario, las tecnologías para la observación de la tierra, la navegación, la exploración espacial, la explotación de recursos espaciales y el desarrollo de estructuras espaciales seguirán siendo solo conceptos para su industria espacial.
Uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad hoy en día es la actual crisis climática. En esta Ministerial, proponemos aprovechar el espacio para permitir un futuro verde, apoyando los objetivos políticos de neutralidad climática y descarbonización de Europa; El espacio es una herramienta indispensable para comprender mejor el estado actual de la Tierra y brindar soluciones para una vida sostenible en la Tierra. La participación española en programas fortalecerá el ya robusto ecosistema espacial y garantizará que Europa siga siendo líder en los próximos años en términos de tecnología, innovación y excelencia científica.
https://proespacio.tedae.org/wp-content/uploads/2023/01/opinion-josef-aschbacher-v2.jpg
Con un número de muertos de cientos y daños del orden de miles de millones de euros, el aumento continuo en el número y la intensidad de los desastres causados por el cambio climático ha hecho sonar las alarmas en Europa de que no estamos adecuadamente equipados para proporcionar respuestas rápidas y específicas para ayudar a los ciudadanos y trabajadores de la protección civil.
Necesitamos construir una respuesta rápida y resiliente basada en el espacio, más robusta para la gestión de crisis en tiempo real para reforzar los sistemas terrestres que pueden verse comprometidos por acciones maliciosas o desastres naturales. Con una importante suscripción española de Future NAV para fortalecer significativamente la detección basada en el espacio, la robótica y la planificación y ejecución de misiones, el despliegue y un fuerte apoyo de LEO-PNT con el objetivo de una misión de demostración para desarrollar e implementar sistemas de navegación españoles y europeos.
Tecnología punta, en la CM22, España puede ayudar a ampliar y aprovechar el trabajo anterior realizado con ARTES, GENESIS y los programas Copernicus y Galileo de la ESA-UE que han tenido éxito, combinando la observación rápida a través de constelaciones de observación de la Tierra, la navegación precisa y la vinculación con una red de telecomunicaciones rápida, fiable y fluida, que permite el desarrollo de proyectos nacionales y europeos que ampliarán y potenciarán las aplicaciones comerciales de España.
En el CM22, los estados miembros de la ESA también se enfrentarán a una decisión histórica. ¿Debe Europa unirse a la exploración sostenible de la Luna y disfrutar de los beneficios científicos, tecnológicos y políticos de unirse a este desafío internacional? Si la respuesta es afirmativa, con el apoyo de Terrae Novae y, en particular, el desarrollo del Gran Módulo de Aterrizaje Lunar europeo como elemento fundamental, podríamos lograr la primera huella europea en la Luna a finales de esta década e inspirar a las generaciones que aún no han nacido. Al apoyar el programa E3P y liderar el desarrollo del Gran Lander Lunar europeo, España podría desempeñar un papel importante en la preparación de futuras misiones a la Luna, ayudando a asegurar los asientos de astronautas de la ESA en las próximas misiones Artemis.
Cuando el espacio avanza, otras industrias se benefician”
Más allá de la investigación programática abordada dentro de los programas de la ESA, Europa también debe fomentar la excelencia científica, la innovación y la competitividad. Las misiones del Programa Científico contribuyen a hacer de Europa un destino atractivo para científicos e ingenieros de fuera de Europa y alientan a la generación joven a participar en cursos de educación STEM.
Para países con ambiciones espaciales como España, las innovaciones son motores indispensables del progreso social y económico. Gracias a ella, Europa todavía puede reclamar el liderazgo en la escena mundial en varios campos creando un entorno fértil para impulsar la innovación que se filtra a la industria y apoya el desarrollo económico.
Europa debe aprovechar las oportunidades económicas sustanciales que vienen con y desde el espacio. La conferencia ministerial de la ESA de este año ofrece a España una gran oportunidad para ayudar estratégicamente a dar forma a la política espacial europea en las próximas décadas y liderar el desarrollo de una nueva estrategia espacial.
Cuando el espacio avanza, otras industrias se benefician. Al invertir sabiamente ahora, en CM22, España está cubriendo las necesidades futuras de sus ciudadanos.
Share.

Comments are closed.

Contacte con nosotros

Suscríbase a nuestra Newsletter