sábado, 15 junio 2024
Desde que el telescopio espacial James Webb fuese lanzado el pasado 25 de diciembre desde la Guayana Francesa, son muchas noticias las que ya hemos recibido de él, empezando por el despliegue de su antena de trasmisión cuatro días después de su despegue y gracias a la cual se envían 28,6 GB de datos dos veces al día.
En este sentido, dos semanas después de su lanzamiento el telescopio siguió correctamente con sus despliegues hasta llegar al de su espejo principal, empleado para recolectar la luz infrarroja del universo y poder ofrecer las primeras imágenes “útiles” este verano, casi alcanzando su destino final.
Dos semanas más tarde el telescopio llegó a su órbita final, después de casi un mes de su lanzamiento, y consiguió emplear la menor cantidad de propulsor posible con el objetivo de alargar lo máximo sus operaciones, es decir, su vida útil. De esta manera, el James Webb se posicionó en la órbita que le permite tener “una visión amplia del cosmos en cualquier momento”, explicaba la Agencia Espacial Europea (ESA).
Pero la comprobación del éxito de su llegada y colocación final la proporcionó poco después el telescopio ‘Elena’ que capturó, desde Italia, una imagen del James Webb aún estando a 1,4 kilómetros de la Tierra. Esta fotografía sirvió para confirmar que el telescopio estaba ya completamente despegado con su protector solar y espejos.

Desde entonces, el James Webb ha comenzado a trabajar y a principios de febrero capturaba los primeros fotones de una estrella distante situada a casi 260 años luz de distancia.

Por su parte, la NASA ha compartido una imagen en la que se aprecian los 18 segmentos del espejo principal del telescopio espacial James Webb alineados de forma correcta.

La imagen, tomada a través de la cámara de guía del telescopio, muestra la estrella HD 84406 como referencia. Los ingenieros de la NASA explicaban cómo en los últimos días se han realizado la segunda y tercera fase de las siete de las que consta la alineación del espejo.

Completed image stacking

Volcán La Palma
Al proceso de enfoque le queda, por tanto, camino por recorrer, pero hemos pasado de aquella imagen con 18 puntos luminosos a una con todos esos puntos reunidos en uno solo, como debería ser. La finalización de este proceso, conocido como Segment Alignment, fue un paso clave antes de superponer la luz de todos los espejos para que puedan trabajar al unísono.
Durante las fases de alineación de espejos, el equipo está utilizando NIRCam para capturar espectros de luz de 20 parejas separadas de segmentos de espejos. Esto ayuda al equipo a identificar y corregir el desplazamiento vertical entre los segmentos del espejo o las pequeñas diferencias en sus alturas. Esto hará que el único punto de luz estelar sea cada vez más nítido y enfocado en las próximas semanas.
Share.

Comments are closed.

Contacte con nosotros

Suscríbase a nuestra Newsletter